domingo, 4 de agosto de 2019

LA VIGILIA DE AGOSTO. REFLEXIÓN SOBRE LA SANTA MISA.

Se celebró en el Oratorio de la Hermandad de las Penas el pasado viernes 2 de agosto a las 21 horas, en el turno de reflexión se trató el tema de la Santa Misa.

La Santa Misa es en conjunto la más grande oración que se pueda hacer, se conmemora el momento de la Cruz y el perdón de nuestros pecados por Cristo, regalándonos la vida eterna, porque su resurrección también es la nuestra, después del primer resucitado vamos nosotros. 
En el Sacramento de la Eucaristía entramos en Comunión con Dios, nos convertimos en sagrarios puros de pecado.
Es una fiesta por tanto en la que debemos de participar en comunidad creyente y atenta, la liturgia nos lleva por el camino apropiado, de forma que escuchamos la Palabra, hacemos rogativas, damos gracias y estamos atento al sacerdote que revestido de Cristo y ante las formas gracias al Espíritu Santo y su consagración las transforma en Cuerpo y Sangre de Cristo pasando a nuestros cuerpos orantes y llenándonos de Él.
Seamos fieles y humildes como lo fue nuestra Madre Santa María Virgen.
Seamos perseverantes y cumplamos el mandamiento de la Santa Iglesia para participar los domingos y fiestas de guardar en la Santa Misa, es una espiritualidad que no nos puede faltar para intensificar, fortalecer nuestra fe en Cristo.


jueves, 4 de julio de 2019

Vigilia de julio de nuestro turno. Lunes 15 de julio a las 21 horas SANTO CRISTO DE LA SALUD.

Como todos los meses celebraremos si Dios quiere la vigilia del mes de julio el lunes 15 de julio  21 horas en la Iglesia del Santo Cristo de la Salud, extendiendo la invitación a todos los fieles que quieran acompañarnos en una jornada de oración de gran espiritualidad.
Comenzaremos con el turno de reflexión, en esta ocasión, con el título "Aprende a meditar con D. Luís de Trelles". Precisamente hemos publicado el artículo con este título del publicado en la Web del Consejo Nacional de Adoración Nocturna Española.
El Santísimo expuesto en el Altar de la Iglesia del Santo Cristo
Recordad llevar emblema, manual y boletín.

APRENDER A MEDITAR CON D. LUIS DE TRELLES. NUESTRO FUNDADOR.



       
 Don Luis de Trelles en su revista La Lámpara del Santuario nos ofrece numerosos ejemplos prácticos de lo que era su modo habitual personal de meditación o lectura meditativa. Os selecciono el nº 22 de los prospectos, publicados en el libro Luis De Trelles Noguerol LA LUZ, SÍMBOLO DE CRISTO Prospectos de “La Lámpara del Santuario” (1870-1891).  El hecho de que aparezca publicado como un artículo de la revista no puede ocultar que está plasmando en su escrito lo que en silencio ha inspirado en su interior la contemplación ante el Sagrario de un objeto aparentemente inerte y que de pronto se convierte en imagen o alegoría de un adorador nocturno. Mi actitud ante el Señor debe ser como la humilde lamparilla que advierte a los demás de la presencia real del Señor.

        Si me permitís decirlo así, Don Luis hace una lectura meditativa de un objeto, no de un libro. Todo sirve si ese todo me lleva hacia el Señor.  La lámpara es un artilugio que no tiene otro fin que el de producir la llamita de la luz, iluminar en medio de las tinieblas y de la penumbra del templo avisando a todo el que se acerque que Dios está aquí. Humilde, como es, don Luis busca quien avale con más autoridad su afirmación. Son mil los pasajes bíblicos que relacionan a Dios con la luz e incluso al alma de los seres humanos con la antorcha encendida o con una lámpara: “la presencia de Dios es para el alma como el resplandor de la luz para los ojos corporales.” Y qué quiere él para los adoradores sino que sirvamos “de carbón encendido que inflamase los corazones fieles en el amor hacia el Augusto Sacramento de nuestros altares”.  Ha descubierto la analogía y nos la brinda para que por medio de la oración lleguemos a descubrir el alma de la Adoración Nocturna, su secreto más preciado “la analogía del alma enamorada del Dios-Hostia, con la lámpara sacramental, que parece ser su dechado, cuando del orden físico se puede inferir para el orden espiritual.” 
        Establece la relación mostrando el paralelo que existe entre el cuerpo como realidad material y el alma, como llama que arde encendida por el amor de Dios, fuego que en su calor manifiesta la razón profunda que nos hace mirar fijamente al Amor de todo un Dios,  que con corazón humano espera y busca nuestro amor por poquita cosa que sea
        Leamos lentamente y busquemos más que entender, sentir su amor y buscar corresponderle. No temas hablarle como a un amigo, o como a un esposo o como al Rey y Señor de todo lo creado. Cada modo tiene su ocasión. Pídele al Espíritu que te encienda en ansias redentoras, ofreciéndole tu persona y tus obras y suplicándole que seas luz para los que viven cerca de ti, a pesar de sentirte leño verde, poco propicio a ninguna manifestación de afecto, áspero y seco solo para rechazar las ternuras y no para arder en amores. Suplícale que te dé la llama de su amor al mismo tiempo que percibas, no sólo que sepas, que Él nunca dejará de amarnos. Dios con su gracia nos los puede dar cuando quiera. Tampoco amar es sentir. Mira cómo nos lo dice Don Luis: “el amor es una cremación mística, una traslación de vida por la voluntad y el afecto.” “Recuerda y se compara al adorador nocturno que eleva calladamente su fervorosa plegaria al cielo, encendido su corazón en amor divino y emitiendo ante la presencia real de Jesús humildes preces, que sólo están impregnadas de vida espiritual, cuando la gracia divina, luz de Dios, las anima y hace accesibles a la mirada del Señor.” Es que Dios es Amor y no hay otro camino de perfección que amarle. No es necesaria la lectura completa del texto. Detente en la frase que te inspire, deja que te remueva internamente y salta de tu corazón al suyo. Dialoga en amistad con quien sabemos nos ama.
        “La lámpara del santuario, semejante a la luz que resplandece en las tinieblas, fulgura calladamente entre las sombras de la noche enfrente del tabernáculo. 
El alma justa se compara muchas veces en los Salmos de David a una antorcha encendida por la presencia de Dios. 
Dios es mi iluminación y mi salud (Deus illuminatio mea, et salus mea) dice el salmo XXVI, 1. 
Tú enciendes mi lámpara, dice el salmo XVII, 29. 

La claridad de Dios la ilumina y su lucerna es el Cordero dice hablando de la gloria en el salmo XII, 4 y repite el Apocalipsis, XXI, 23.  Alumbra mis ojos para que nunca me duerma dice el salmo LXXV, 5.
El Señor ilumina desde los montes eternos dice el salmo CXXVIII, 12. 
Hablando de la venida del Mesías, en fin, dice el salmo XXXIII, 6: La noche se iluminará como el día, acercaos a Él y seréis iluminados.
En todos estos pasajes y en otros de los libros santos el resplandor de la luz significa la presencia de Dios, o mejor la presencia de Dios es para el alma como el resplandor de la luz para los ojos corporales.
Sobre este bello pensamiento venimos a discurrir hoy, por si podemos decir algo que edifique a nuestros lectores y acreciente su devoción.
Dada la indicada analogía del resplandor de la luz con la presencia de Dios en el alma, síguese que el mejor símbolo que se pudo hallar de la presencia real en la Sagrada Eucaristía, es mantener enfrente del tabernáculo una lumbrera, como signo de que allí se hospeda personalmente el Dios vivo. De suerte que la oportunidad del símbolo y el uso de su nombre y de su figura en un escrito, signifique, recuerde y reclame lo que al sujeto y objeto simbolizado pertenece y conviene.
Nuestra alegoría viene a denotar que, así como la luz del santuario se enciende y mantiene viva para atraer la atención del cristiano a la presencia real, así nosotros quisiéramos que nuestras pobres frases sirvieran de incentivo a la devoción, de llamada a la Adoración, y de carbón encendido que inflamase los corazones fieles en el amor hacia el Augusto Sacramento de nuestros altares.
Acerca de esto mismo, aunque bajo otra forma, hemos escrito tanto en ocasiones iguales a la presente, que tendríamos que repetirnos, si en ello insistiésemos. Mas en este propio simbolismo hay un punto nuevo, que nos hemos propuesto meditar y que invitamos a nuestros amigos a profundizar, a saber: la analogía del alma enamorada del Dios-Hostia, con la lámpara sacramental, que parece ser su dechado, cuando del orden físico se puede inferir para el orden espiritual.
La lámpara, en su parte externa, es un cuerpo suspendido de lo alto y colocado entre el cielo y la tierra. Pende de la bóveda del templo, que semeja al cielo; tiende por su gravedad a la tierra, en la que caería si la cadena o cuerda se rompiese; en el centro de ese péndulo hay un vaso y en él arde una pequeña luz que sube al cielo, y que cuando se sumerge, se apaga y se muere. 
¿Quién no descubre que la lámpara es comparable al hombre, que deriva de Dios por la creación, y su persona se ve como suspendida y atraída a la tierra por su parte corporal y al cielo por su derivación de Dios? 
¿Quién no descubre que la pobre lámpara sacramental, afecta una vida, cuya tendencia es a lo más elevado, so pena de apagarse y morir ahogada en el líquido mismo en que sobrenada?
Aun reduciendo la consideración a la luz que despide sus resplandores en el vaso diáfano dentro de la lámpara, el modo de vida de aquella lucerna, haciendo su pábilo de un objeto relativamente incombustible, recuerda y se compara al adorador nocturno que eleva calladamente su fervorosa plegaria al cielo, encendido su corazón en amor divino y emitiendo ante la presencia real de Jesús humildes preces, que sólo están impregnadas de vida espiritual, cuando la gracia divina, luz de Dios, las anima y hace accesibles a la mirada del Señor.
Ahondando más el estudio, advertimos que la vida humana, no sólo se asimila metafóricamente a la luz, sino que supone una doble combustión en los pulmones para la vida animal y en el corazón para la vida moral y espiritual, pues la vida moral es amor e inmolación que hacemos de nuestro ser al objeto o sujeto de nuestro afecto rey, en términos que se puede decir que el hombre vive más en donde ama que en donde anima, y el amor es una cremación mística, una traslación de vida por la voluntad y el afecto. 
Esto es tan exacto en el orden espiritual, que pudo decir San Agustín, recordando sin duda que al objeto de su voluntad y afecto se transfiere el hombre: Si amas tierra, eres tierra; si amas a Dios ¿qué diré? pues que eres Dios.
No hay por tanto grande distancia, antes bien hay casi semejanza, metafóricamente hablando, de la cremación de la vida a la cremación de la luz y de ésta al verse significada por aquélla, o aquélla al decirse simbolizada por ésta; puesto que la vida es doble combustión en lo físico y en lo moral, y para representarse por la luz encendida, el hombre vivo, o el corazón amante, no hay que sacrificar mucho, ni menos violentar el lenguaje simbólico, como quiera que, por otra parte, el hombre y la luz alientan y se alimentan, se nutren y viven aspirando oxígeno: al punto de acabarse su vida, si no están rodeados de bastante aire, digámoslo así.
Aplicando pues, el símil, el alma devota del Augusto Sacramento, y señaladamente el adorador nocturno, deben tomar por modelo ejemplar la luz que arde en la lámpara del santuario, nutriéndose y alimentándose del oxígeno de la gracia, aspirando siempre al cielo y fundiendo sus preces en el horno incandescente del amor, que irradia y se comunica del hogar del Corazón de Jesús, para que inflamada el alma en el amor que Jesucristo vino a traer a la tierra, opere la vida de sacrificio que afecta la cremación y se consuma y desfallezca, como dice San Buenaventura, en los atrios del Señor, y desee consumirse, y disolverse, y morir de amor a sus pies, una vez traspasadas las entrañas y los ocultos senos del corazón con el dardo suavísimo y salubérrimo de la transverberación.”
PREGUNTAS
        1ª Por qué resulta evidente de la mano de Don Luis la relación entre el alma y la Lamparilla que ilumina el Sagrario? ¿Qué podría impedir que la luz siguiera iluminando? Examina para despertar nuestro dolor o compunción?
        2ª Por qué San Agustín nos enseña “Si amas tierra, eres tierra; si amas a Dios ¿qué diré? pues que eres Dios.” Don Luis afirma: se puede decir que el hombre vive más en donde ama que en donde anima. Importancia del amor: dime qué amas y te diré quién eres.
        3ª ¿Si en vez de realizar la meditación sobre la lamparilla del sagrario y el alma de un adorador, te fijaras por tu cuenta en la puerta del sagrario? ¿Qué ideas te sugiere una puerta tras la que se encuentra el Señor? ¿Puedes abrir o cerrar la puerta, sólo con desearlo, aún cuando no esté expuesto? Cerrar y abrir tu corazón, traspasar las paredes materiales con tu fe y llegar hasta el sagrario, por distancia material interpuesta que exista, con solo tu amor. Meditar es una senda que va de tu corazón al del Señor.

domingo, 23 de junio de 2019

EL SANTÍSIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO. ESTÁ ETERNAMENTE PRESENTE ENTRE NOSOTROS.

Celebramos los adoradores de Málaga una de las vigilias más importantes del año, la dedicada en honor al Cuerpo y la Sangre de Jesucristo en la Iglesia del Santo Cristo de la Salud el pasado 22 de junio a partir de las 22 horas. 
Preside la celebración el Rvdo. D. Jose Manuel Llamas Fortes, párroco de la Iglesia de San Pablo, delegado de Catequesis de la diócesis y Doctor en Patristica desde el pasado mes de enero que defendió su tesis doctoral en esta materia.en Roma.
Rvo. D. Jose Manuel Llamas Fortes
La vigilia acompañada de la Santa Misa se llevo a cabo a través de nuestro manual; en la preciosa y honda homilía D. Jose Manuel nos regaló verdaderamente una catequesis para conocer la trascendencia que la vida de Jesucristo en todos los momentos claves que nos muestra el evangelio nos llevan a la salvación de la humanidad, nos recordó el Misterio de la conversión del pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. 
Un misterio éste que nos alimenta en la Eucaristía, llenando nuestro cuerpo de Su Cuerpo y de esta forma estar con Él. 
Repartieron la comunión el Rvdo. D. José Manuel, y el ministro de comunión y adorador D. Sebastián Rivas.
Precisamente cuidando todos los detalles, el Consejo tuvo a bien colocar la imagen de San Pascual Bailón,
una pequeña talla del santo perteneciente a la Adoración Nocturna, digo esto, porque es el Patrón de las obras y asociaciónes eucarísticas, pero la cuestión es que el santo era un defensor a ultranza de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, no en balde el atributo que lleva es una custodia portando la Forma Sagrada, el Pan Salvífico.
Para la presentación de los adoradores se usó la Custodia Parroquial donde quedó expuesta su Divina Majestad para la adoración de los presentes y el rezo de las horas según el manual, las lecturas durante el turno las habituales, la del libro del Exodo, 24,1-11 y un fragmento de la obra de Santo Tomás de Aquino, en la fiesta del Cuerpo de Cristo del año 1270.
Tras la bendición y reserva se cantó la Salve a la Santísima Virgen, se trasladó a la capilla de la Cofradia de Estudiantes para cantar la Salve ante la imagen de la Virgen de Gracia y Esperanza.
Para concluir el presidente del Consejo Don Jesús Sojo Marín, recordó a los presentes la importancia de acudir a la Procesión del Corpus que parte de la Catedral de Málaga tras la misa estacional de las 9 de la mañana y que la Adoración Nocturna proporcionará los portadores para la varas del palio de respeto del Santísimo, así como la representación con la bandera en la procesión.
Don Sebastián Rivas Briales





"Que tu misericordia, Señor,
venga sobre nosotros,
cómo lo esperamos de ti"





Fabio Antonio Fernández Torres
Adorador, jefe del turno Virgen de las Penas.




sábado, 22 de junio de 2019

VIGILIA DEL CORPUS CHRISTI. Iglesia del Santo Cristo 22 de junio a las 22 horas

En la Iglesia del Santo Cristo de la Salud el sábado 22 de junio a las 22 horas está convocada la Vigilia del Corpus por el Consejo Diocesano de la Adoración Nocturna de Málaga donde debemos de participar todos los adoradores.

Que la lengua humana
cante este misterio;
la preciosa sangre
y el precioso cuerpo.
Quien nació de Virgen
Rey del universo,
por salvar al mundo,
dio su sangre en precio.

Se entregó a nosotros,
se nos dió naciendo
de una casta Virgen;
y, acabado el tiempo,
tras haber sembrado
la palabra al pueblo,
coronó su obra
con prodigio excelso.

Fue en la última cena
-ágape fraterno-,
tras comer la Pascua,
según mandamiento,
con sus propias manos
repartió su cuerpo,
lo entregó a los Doce
para su alimento.

La Palabra es carne,
y hace carne y cuerpo,
con palabra suya,
lo que fue pan nuestro.
Hace sangre el vino,
y, aunque nos entendemos,
basta fe, si existe
corazón sincero.

Adorad postrados
este Sacramento.
Cesa el viejo rito;
se establece el nuevo.
Dudan los sentidos
y el entendimiento;
que la fe lo supla
con asentamiento.

Himnos de alabanza,
bendición y obsequio;
por igual la gloria,
y el poder y el reino
al eterno Padre
con el Hijo eterno
y el divino Espíritu
que procede de ellos. Amén

Sirva esta vigilia en honor al Cuerpo y la Sangre de Cristo como fiesta en nuestro corazón, que se llene de alabanzas y seamos dichosos en el amor a nuestro Señor y a nuestros hermanos.
Tenemos que hacernos fuertes en estos tiempos, en esta forma de vivir donde lo que impera es alejarse de Dios, nosotros en cambio, debemos de esforzarnos aún más para acercarnos nosotros y acercar a los hombres al Padre.

Que la misericordia del Señor se extienda por toda la humanidad y correspondamos con nuestra conversión.


viernes, 21 de junio de 2019

EN LA DEBILIDAD SE MUESTRA LA VERDAD

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (11,18.21b-30):

Son tantos los que presumen de títulos humanos, que también yo voy a presumir. Pues, si otros se dan importancia, hablo disparatando, voy a dármela yo también. ¿Que son hebreos?, también yo; ¿que son linaje de Israel?, también yo; ¿que son descendientes de Abrahán?, también yo; ¿que si ven a Cristo?, voy a decir un disparate: mucho más yo. Les gano en fatigas, les gano en cárceles, no digamos en palizas y en peligros de muerte, muchísimos; los judíos me han azotado cinco veces, con los cuarenta golpes menos uno; tres veces he sido apaleado, una vez me han apedreado, he tenido tres naufragios y pasé una noche y un día en el agua. Cuántos viajes a pie, con peligros de ríos, con peligros de bandoleros, peligros entre mi gente, peligros entre gentiles, peligros en la ciudad, peligros en despoblado, peligros en el mar, peligros con los falsos hermanos. Muerto de cansancio, sin dormir muchas noches, con hambre y sed, a menudo en ayunas, con frío y sin ropa. Y, aparte todo lo demás, la carga de cada día, la preocupación por todas las Iglesias. ¿Quién enferma sin que yo enferme?; ¿quién cae sin que a mí me dé fiebre? Si hay que presumir, presumiré de lo que muestra mi debilidad.



¿Qué muestra la debilidad de Pablo? Pablo no puede ni quiere mostrar títulos aunque los tuviese, no tiene que parecer ni aparentar, porque para él la importancia no está en lo mundano de esta vida sino en lo espiritual, quiere construir para el Señor, y le ofrece en los momentos más penosos, de peligro, de cárcel, persecución, cuando más debilidad tiene y se hace patente físicamente su entereza para el Señor, esta es la riqueza que tiene, ahí si puede presumir y esto nos transmite el apóstol a todos nosotros que somos tan acomodados y no nos exponemos como el hacía por transmitir la fe, las enseñanzas de Jesucristo para que todos conozcan, descubran la Luz y se conviertan.
¿Qué hacemos cada día para transmitir el evangelio a los demás? Cada día que nos regala nuestro Señor tenemos la oportunidad de trabajar para Él, de seguir la Palabra y transmitirla a los demás, desde bien temprano hasta cuando nos recogemos para el descanso. Con nuestro ejemplo, con nuestra entrega, con nuestra alegría a pesar de nuestra Cruz, con nuestra entereza dentro de nuestra debilidad, nuestra valentía comedida, nuestra humildad, nuestra oración, nuestra formación, nuestra caridad, nuestro amor.
Un amor grande es perdonar al que ha cometido injusticias contra ti, a los que te han acusado y tal vez condenado sin culpas cometidas y no tenerlas jamás en cuenta, que pasen igual que desapareció el daño que clavaron en tu corazón, la herida se convierte en amor y el amor todo lo cura.
Estamos salvados por Jesucristo muerto en la Cruz, salvados por Su Cuerpo y por Su Sangre. nos regala la Comunión para que entre en nosotros y nosotros en Él.
Celebremos con júbilo la fiesta del Corpus Christi, fiesta entre las fiestas. Jesús Sacramentado está presente entre nosotros. Cristo resucitó y nosotros resucitaremos con Él, proclamemos, con entereza en los momentos de debilidad a todos, disfrutaremos de una vida eterna.

Fabio Antonio Fernández Torres.
Adorador, Jefe del turno "Virgen de las Penas"
Málaga

lunes, 17 de junio de 2019

BARTOLOMÉ ORDOÑEZ GUERRERO, UNA LUZ SOBRE EL CANDELERO

Tuvo lugar en Ronda, ciudad del Tajo, muy cerca de su natal Cuevas del Becerro donde naciera el 18 de noviembre de 1947, y durante la celebración del Centenario Fundacional de la Sección de Ronda y también celebración de la anual Fiesta de las Espigas que nos hizo a los adoradores malagueños reunirnos con los hermanos rondeños en tal efeméride de acción de gracias y adoración a Jesús Sacramentado el sábado 15 de junio del presente, donde se homenajeara a Bartolomé por ser un adorador constante de asistencia ejemplar a las vigilias, cumpliendo ya quinientas, por ello y cumpliendo nuestro Reglamento en su artículo 24 se le promociona como Veterano Constante y se le impone el distintivo de la Adoración Nocturna para este hecho.

En la Iglesia del Socorro en el momento del Ofertorio el Presidente del Consejo, D. Jesús Sojo Marín desde el Prebisterio dio lectura de las palabras que recoge nuestro manual para este evento para hacer el ofrecimiento al Señor de este nuevo Veterano Constante y darle las gracias por ello, a continuación el Excelentísimo y Reverendísimo Sr. Obispo D. Jesús Catalá de nuestra diócesis que presidía la Sagrada Eucaristía exhortó al nuevo Veterano Constante que debe ser "luz sobre el candelero", "sal de la tierra" y "testigo de Jesucristo hasta los extremos de la tierra", también le hizo prometer según el manual bajo su nueva condición de estar siempre prontos para dar razón de vuestra espereanza a todo el que os pidiere, después recibió la bendición del Obispo y la entrega del distintivo y también de un pergamino del acontecimiento. Bartolomé lo prometió y se comprometió de dar testimonio y fidelidad. Después prosiguió la celebración de la Misa.
D. Bartolomé Ordoñez y
D. Jesú Sojo

Desde nuestro turno Virgen de las Penas, que precisamente se refundó siendo Bartolemé el Presidente del Consejo y que nos prestó mucha ayuda asistiendo a las primeras vigilias que realizaramos en el Oratorio de la Hermandad de las Penas para darnos formación y apoyo espiritual,
queremos darle nuestra más sincera enhorabuena y quien escribe que le conoce desde aquellos días de nuestros inicios y hasta la presente y que sea por mucho tiempo, puedo decir que es una persona excelente, muy positiva, empática, con muchas ganas de transmitir a todos la fe que nos mueve y la obra nuestra, para mi es un referente, un ejemplo de perseverancia y constancia en el Amor a Dios y al Prójimo.







Fabio Antonio Fernández Torres
Adorador, jefe del turno Virgen de las Penas.


Entrada destacada

LA VIGILIA DE AGOSTO. REFLEXIÓN SOBRE LA SANTA MISA.

Se celebró en el Oratorio de la Hermandad de las Penas el pasado viernes 2 de agosto a las 21 horas, en el turno de reflexión se trató el t...